martes, 16 de noviembre de 2010

El Cazador

La figura de tu piel asecha en el bosque, le muestra los dientes al cazador. La fragancia de tu cuerpo es el señuelo perfecto para el perro de caza que habita en mis ojos. Me cuesta no encontrarte. No deseo encontrarte, no quiero convertirme en el asesino de mis propios sueños pero a la vez se me hace imposible ignorarte cuando tu imagen entra por mis ojos y lo hacen brillar tan enérgicamente que ocultan hasta al propio sol, lo hacen ver miserable al lado de ellos. Mi escritorio está lleno de papeles, en los cajones, arriba, por todos lados. En muchos aparece tu nombre, en otros se asoman silencios, hojas en tono blanco y triste, le falta ese pigmento, ese contraste que le obsequian las palabras escritas.
Solo recuerdo las sombras de tus besos, pero si existió aquélla sombra seguramente fue por que también coexistió un intenso brillo.

8 comentarios:

  1. "La fragancia de tu cuerpo es el señuelo perfecto para el perro de caza que habita en mis ojos." si alguien me escribe algo como eso me muero de amor, me encanta! :)

    ResponderEliminar
  2. Tal cual, si hay sombras es porque alguna vez hubo un gran brillo ^^

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno el blog, te dejo el mio

    http://basta-fuerte-radio.blogspot.com/

    Nos leemos, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Che Leo, el de Basta Fuerte nos firmo lo mismo jajaja^^
    En fin...me gusta, me gusta.
    Cada vez esta mas bueno tu blog :)

    ResponderEliminar
  5. Me cuesta no encontrarte. AME LA FRASE!

    ResponderEliminar